Noticias
Atrás

El uso recreativo desproporcionado del río Urumea genera enormes daños en un espacio natural protegido

Representantes del Ayuntamiento de Hernani, Ereñotzu y Diputación Foral se han reunido hoy para denunciar el uso masivo y los daños que genera el mal uso del Urumea y han pedido a la ciudadanía que respeten las normas y actúe con responsabilidad.

11·09·2020


El río Urumea forma parte de la Red Europea de Espacios Naturales Protegidos de la Unión Europea Natura 2000, cuyo objetivo es la protección de la biodiversidad. Urumea es también para Gipuzkoa un entorno de gran valor en cuanto a fauna y flora.

En el municipio de Hernani transcurren unos 11 kilómetros del río Urumea. En verano, especialmente, este entorno suele convertirse en zona de esparcimiento, pero este verano ha aumentado considerablemente la afluencia y eso ha agravado notablemente los problemas en esta zona protegida.

El Ayuntamiento de Hernani, la entidad local de Ereñotzu y la Diputación Foral de Gipuzkoa son las tres principales instituciones que participan en la gestión de este entorno y hoy representantes de estas tres instituciones han mostrado su preocupación por los daños que este uso masivo y abusivo está generando en el Urumea. Recuerdan el gran valor natural que tiene el Urumea y piden a quienes se acerquen que actúen con respeto y responsabilidad.

"Cada verano es habitual que la gente acuda a este entorno del Urumea. Pero este verano, quizás como consecuencia de la pandemia, está viniendo más gente que nunca, y eso está creando graves problemas. El uso está siendo excesivo y estamos viendo enormes faltas de respeto al entorno y al vecindario ", denuncia Xabier Lertxundi, alcalde de Hernani.

Así pues, este uso desproporcionado genera numerosos problemas: tráfico, residuos, hogueras, perros y ruido son algunos de ellos.

En cuanto a los residuos, el Ayuntamiento de Hernani refuerza en verano el servicio de recogida de residuos y pone contenedores, "Sin embargo, mucha gente deja bolsas, mantas, sillas en las cunetas... Y, lo peor, también hay residuos esparcidos en la propia orilla del río, especialmente los fines de semana", añade Lertxundi. El alcalde ha explicado que todos los días se recogen los residuos depositados en los contenedores, en cambio, los que se dejan fuera de ellos no son fáciles de recoger. "Muchas veces se acumulan alrededor del río y, cuando llueve, el caudal del río se lleva toda la basura, con el consiguiente daño a la naturaleza", añade Unai Erroitzenea, alcalde de Ereñotzu. Además, la cantidad de residuos aumenta considerablemente en el propio Ereñotzu: "Los fines de semana nuestras papeleras aparecen desbordadas", añade.

El tráfico es otro grave problema que genera este ocio masivo. Se han habilitado unos aparcamientos en algunas zonas junto a la carretera, pero cuando se llenan, se pueden ver aparcados coches en toda la carretera. "En cualquier lugar, en las zonas privadas, en los cruces de vías, hay personas a las que no les importa si están obstaculizando los accesos a los caseríos, si están poniendo en peligro la seguridad de vecindario y,  onsiderando que es una carretera estrecha y recorrido habitual de los ciclistas, estas conductas irresponsables generan situaciones peligrosas", advierte Erroitzenea.

El ruido es otro de los daños colaterales de este modelo que ocio: alguno grupos vienen con grandes altavoces -también por la noche- y causan molestias al vecindario, a la fauna y al ganado", denuncia el alcalde de Ereñotzu.

La representación de la Diputación foral recuerda que dejar libres a los perros está prohibido, pero aún así se ven constantemente perros sin atar en la zona. "Entran a bañarse en el río, mueven las piedras y causan daño en el ecosistema", aclara Inma Lizaso, técnica del servicio de Gestión de Montes y Hábitats de la Diputación Foral. Junto a ello, los perros libres también causan molestias para el ganado de los caseríos de la zona

Por otra parte, a pesar de estar prohibido hacer fuego, el servicio de guarda forestal ha detectado un buen número de ellos cada fin de semana. "Hacer fuego es muy perjudicial. Además del riesgo de provocar incendios, también se trasladan las piedras del río, se retiran las ramas de los árboles, y esto es muy dañino. Además, perjudican el paisaje", añade Lizaso.

Representantes de las tres instituciones han querido unirse para hacer un llamamiento conjunto para pedir respeto a la ciudadanía. "Hemos puesto multas y abierto expedientes, sobre todo por encender fuego y depositar residuos inadecuadamente, pero el objetivo no es poner muchas multas, queremos trabajar la concienciación social, queremos hacer un llamamiento a la responsabilidad". Informan de que fomentarán la colaboración para que la situación que se está produciendo este verano que está a punto de finalizar no se repita el año que viene. "Ayuntamiento de Hernani, Ereñotzu y Diputación Foral hemos colaborado este verano y a partir de ahora queremos reforzar esa colaboración para controlar y reducir estos usos", anuncian. Aún no hay medidas concretas, pero extremar los controles para garantizar el cumplimiento de las normas y reducir el aforo de la zonas son algunas de las medidas que han adelantado.